lunes, 2 de marzo de 2009

niños-modelo

No soporto los reportajes de moda con niños-modelo (y aquí entiéndase también "niñas") poniendo morritos a la vez que guiñan los ojos tratando de parecer interesantes, y con poses propias de adultos. Y qué decir de lo que se ve muchas veces en los desfiles de moda de ropa infantil. Creo que atentan contra su derecho a ser eso, niños.

4 comentarios:

Athena dijo...

Hace poco vi a una negrita que tenía la misma cara de mala leche de la Naomi Campbell.

Los padres tienen mucho que ver y me dan pena los niños. Muchos, sobre todo muchas, se sentirán frustrados si, al llegar la adolescencia, son unos fistros, se quedan en 1,50 o se les llena la cara de granos. Recordemos que las típicas modelos eran "los patitos feos" de su familia o su colegio y, de repente, se volvieron esplendorosos cisnes. A algunos niños modelos les ocurrirá al revés: preciosos patitos amarillos que se vuelven vulgares y corrientes patos marrones. Qué pena.

Kal-El dijo...

NO me parece bien pasearse con los hijos por los castings, pero lo que no sé es cómo algunos padres pueden dormir por la noche después de ver esos resultados. Recuerdo un artículo donde se hacía referencia a la cantidad de publicidad en la que aparecían niños para anunciar productos no destinados a la infancia. Desde entonces me fijo bastante en ello y he podido comprobar que es cierto. Seguro que eso ha sido muy estudiado por los publicistas y debe ser que de alguna manera se capta más la atención utilizando a niños. Es indignante. Cuando veo un bebé de unos meses de edad en alguna serie de televisión siendo manoseado por los actores de turno, me pregunto cómo podrá soportarlo la madre. Ya tendría yo que estar en una situación de mucha necesidad para ganar dinero con eso.

Athena dijo...

Cada día, al pasar por Ronda Sur, me llama la atención un anuncio, pero no por lo que anuncia (que no es nada relacionado con los niños, eso es seguro), si no porque han puesto una parejita que emula, en cierto modo, a una pareja adulta. Y la niña va pintada como una puerta. Da asco. Me recuerda a aquella desgraciada niña americana a la que llevaban de un concurso de belleza a otro, pintada como una fulana. Repito: asqueroso.

Kal-El dijo...

Sí, a mí también me repugnan esas cosas. ¿Es que no serán conscientes los adultos que participan en estas cosas de lo que están haciendo?