miércoles, 11 de marzo de 2009

¿Nunca el tiempo es perdido?

Últimamente he escuchado varias veces esto eso de que hay que vivir la vida intensamente, que se debe vivir cada día como si fuera el último. ¿Se puede saber cómo se hace eso? A menudo siento que la intensidad de la vida se escapa entre mis dedos y, echando la vista atrás, tengo la sensación de que he perdido mucho tiempo recluída en mí, cuando permanecer dentro me bastaba y todo me resultaba superficial. Lo cierto es que hay muchas cosas que me gustaría/me hubiera gustado hacer respecto de las que en mi vida siempre ha habido una constante: la firme convicción de que "algún día podré hacer todas esas cosas ". Pero ese día no llega. Quizá el error sea mirar tanto hacia atrás para lamentarme. Quizá vivir intensamente sea "vivir" el momento, tengas lo que tengas, sea el que sea, sin necesidad de que esté lleno de grandes o especiales cosas que puedas contar algún día. Otra vez, la respuesta está dentro de mí, pero me cuesta hallarla y ahora no tengo tan claro como antes que sea la más acertada.

P.D: Al ver esta entrada ya en el blog, he reparado en la fecha que aparecía en color gris justo encima: 11 de marzo. De repente, todo lo que he escrito me resulta banal y caprichoso.

1 comentario:

Athena dijo...

Le leo y me siento identificada. Consuélese: no es el único al que le pasa.