miércoles, 15 de abril de 2009

ÁGUILA ROJA


"Águila Roja" acusado de "bujarrilla" en pleno siglo XVII

A pesar de las advertencias de Athena al respecto, hace un par de semanas decidí darle una oportunidad a la ficción patria para la pequeña pantalla y dediqué unos minutos de mi escaso tiempo a ver unas secuencias de "Águila Roja". Tuve la sensación de estar viendo "Médico de Familia" o "Los Serrano" con trajes de época. Hasta salen los típicos niños, incluso uno con gafitas. De lo poco que pude ver, lo que más me llamó la atención fue la forma de expresarse de los personajes, para nada acorde con la época representada. Está claro que no se trata de un descuido de los guionistas sino todo lo contrario: alguna mente preclara ha debido pensar que de este modo llegarían a enganchar a un mayor número de espectadores, a los que al parecer no les otorgan mucho nivel. Lo que no han tenido en cuenta es que también pierden a otros muchos. Cuando el criado le dijo al héroe y protagonista de la historia que si no se habría vuelto "bujarrilla" -ojo, la serie está ambientada en el siglo XVII- en referencia a que no sentía atracción por la dama en apuros, tuve que cambiar de canal y despedirme definitivamente de esta serie. Qué manera de desperdiciar el dinero y el talento de algunos de los actores en un producto que podría haber sido algo decente.

jueves, 2 de abril de 2009

"Las seductoras"


"Las seductoras" ("Heartbreakers") es una de esas películas que cuando la encuentro por casualidad mientras hago zapping no puedo evitar verla hasta el final. Creo que es una de los mejores comedias de los últimos años, y en ella destacan claramente las interpretaciones de Gene Hackman y Sigourney Weaver. De esta última creo que el cine no ha sabido explotar su talento para la comedia, pues en esta película está inmensa. Si queréis pasar un buen rato, os la recomiendo. No dejéis de verla si tenéis la oportunidad. (Sólo añadir que nunca la he visto en versión original, pero el doblaje en español es muy bueno).

Bésame mucho



Este blog no tiene mucho tiempo de vida, y he de decir que no me decidía a iniciarlo porque me temía lo que ha ocurrido: que he estado muchos días sin poder hacer niguna entrada. El motivo es el mismo que el que me llevó a tener un blog: mi bebé. Tengo un niño pequeño, de 7 meses, lo que me limita un poco a la hora de gestionar un tiempo libre que ahora resulta inexistente, así que pensé que un blog podría ser una buena manera de relacionarme y de abrir una ventana al mundo; pero también sabía que habría muchas ocasiones en las que se me ocurrirían entradas que hacer y no encontraría el momento para ello. Pues bien, cuando siento que la situación empieza a superarme releo un libro que cualquiera que vaya a tener un hijo debería leer: "Bésame mucho" de Carlos González. Este libro te explica que todo aquello que de manera natural y espontánea te apetece hacer con tu hijo (abrazarlo, cogerlo en brazos, besarlo, acunarlo, consolarlo y no dejar que llore...) no es "malo" sino todo lo contrario. Frente a otros libros que hablan de los niños como el enemigo que siempre intenta fastidiarte y te enseñan métodos de adiestramiento más propios de ratas de laboratorio, Carlos González te explica con ejemplos muy ilustrativos el por qué un niño hace lo que hace y te ayuda a comprenderle mejor, a ver sus razones, que muchas veces pueden ser tan legítimas o más que las de un adulto. Así, sólo me queda decir que, a pesar de lo agotador que en ocasiones puede resultar (basta con mirar la hora en la que he tenido que hacer esta entrada), tener un hijo es una experiencia única y maravillosa (no quería utilizar esta expresión tan típica, pero es que es así).